Serviceline
Línea de servicio de Sensores Industriales
Teléfono: +34 94 453 50 20
Fax: +34 94 453 51 80
Atención al cliente para protección contra explosiones
Teléfono: +34 94 453 50 20
Fax: +34 94 453 51 80

La tecnología RFID industrial guía los sistemas de monorraíl eléctrico en las plantas de montaje de automóviles de manera segura

Pepperl+Fuchs cuenta con más de 20 años de experiencia en tecnologías RFID industriales
Pepperl+Fuchs cuenta con más de 20 años de experiencia en tecnologías RFID industriales

Aplicación
Los sistemas de monorraíl eléctrico suelen utilizarse con frecuencia para mover artículos de gran tamaño de un lugar a otro de la fábrica, y las plantas de montaje de automóviles son el primer ejemplo que nos suele venir a la mente. Al estar los sistemas de monorraíl montados en el techo, queda más espacio libre en el suelo para colocar otros equipos, de manera que se dispondrá de una zona de trabajo más limpia y compacta. Los sistemas de monorraíl también presentan la ventaja de que los productos pueden transportarse a la altura más conveniente para el empleado, lo cual repercute favorablemente en la ergonomía y la productividad.

Objetivo
Los productos deben identificarse automáticamente conforme acceden a diferentes áreas de trabajo, de manera que el proceso de fabricación sea riguroso y eficaz.

Requisitos
Será necesario instalar cabezales de lectura en todas las áreas de trabajo y conectarlos a la red de control del siguiente nivel. El sistema RFID, en su totalidad, debe poder funcionar en entornos industriales adversos donde es posible que haya interferencias electromagnéticas.

Ventajas para el cliente
A diferencia de los procesos controlados por “hojas de ruta en papel” que deben leer los operadores, el uso de la tecnología RFID permite que todos los datos de fabricación relevantes se puedan obtener de manera automática. Las etiquetas RFID son muy resistentes con una duración de varios años y hacen posible que los datos de procesos puedan modificarse según sea necesario: dos ventajas clave, sobre todo en comparación con los sistemas de códigos de barras.



Las etiquetas y los cabezales de lectura/escritura pueden colocarse directamente sobre metal

Procedimiento

A fin de conseguir la máxima flexibilidad en los procesos, la información que aparece en la etiqueta RFID debe poder leerse "sobre la marcha". Esto significa que la anchura de la zona de lectura debe ser lo suficientemente amplia y la velocidad de acceso a la etiqueta lo suficientemente rápida como para que pueda procesarse un gran volumen de datos cuando el monorraíl entre en la zona de trabajo.

En muchos casos, los cabezales de lectura están montados sobre metal y las etiquetas, enrasadas en la estructura metálica del transportador monorraíl. Esto hace necesario que los cabezales de lectura se fabriquen de manera que puedan funcionar eficazmente en entornos con muchos componentes metálicos. De igual modo, las etiquetas RFID deben diseñarse de forma que sigan funcionando aunque estén enrasadas en metal; las etiquetas normales de aluminio no sirven para este fin.

Los sistemas de monorraíl suelen venir equipados con potentes motores eléctricos que generan fuertes campos electromagnéticos, y el sistema RFID debe poder funcionar eficazmente en estas condiciones adversas. Gracias a su cuidado diseño industrial, IDENTControl de Pepperl+Fuchs está preparado para trabajar en estas situaciones. Algunas de las características de diseño más importantes son los cables blindados, fieles a nuestro exclusivo “concepto de protección continua”, los cabezales de lectura con conexiones a tierra de baja resistencia y el uso de carcasas de metal fundido para los controladores de la interfaz.

Normalmente, la velocidad del monorraíl es inferior a 1 m/s (~ 200 pies/min), lo que permite leer, en la mayoría de los casos, los datos de solo lectura de las etiquetas. Cuando es necesario leer un gran volumen de información de usuario, hay una serie de aspectos que deben tenerse en cuenta, como el tiempo que se tarda en acceder a las etiquetas y el tamaño del campo de lectura. Nuestra misión es ayudarle a elegir la mejor solución.

La tecnología RFID mejora los procesos de fabricación optimizando las rutas de transporte. Los sistemas RFID aumentan la fiabilidad de la información, al eliminar los procedimientos de introducción manual de datos, e incrementan la productividad de la línea, ya que recuperan información sobre la marcha en cuanto el transportador entra en la zona de trabajo.


Todas las ventajas de un vistazo

  • Descarga automática de productos defectuosos
  • Localización de todos los productos de fabricación en cualquier momento
  • Etiquetas resistentes y regrabables para una solución a largo plazo